merchantLogo

¡Ya hemos conseguido superar el Reto de los 3000€! Pero queremos seguir recaudando dinero para la atención psicológica a 150 niños, niñas, jóvenes y sus familias, víctimas de la situación que se vive actualmente en Ucrania

Gracias vuestra ayuda, lograremos brindar atención psicológica a 150 niños, niñas, jóvenes y sus familias, víctimas de la situación que se vive actualmente en Ucrania.

34

Donaciones

3435 €

Donados de 3434 €

100%

Financiado

WE ARE ONE
UCRANIA

Una campaña de

logo

150

Beneficiarios directos

Aquellas personas que de forma natural han sido beneficiadas por las acciones desarrolladas en la campaña.

8000

Beneficiarios indirectos

Aquellas personas identificables que reciben un efecto potencial de las acciones desarrolladas en la campaña.

campaignImage
Descripción

Las necesidades humanitarias generadas por la guerra en Ucrania aumentan cada día de forma exponencial. Más de 12 millones de personas, de las cuales tres son niños y niñas, requieren ayuda urgente. Los niños y niñas refugiados y desplazados internos corren un alto riesgo de perder el cuidado de sus padres, así como de sufrir violencia, abuso, explotación e incluso tráfico de personas. Asimismo, la extrema vulnerabilidad de las niñas y las mujeres desplazadas también aumenta su riesgo a sufrir explotación sexual o ser víctimas de trata. Por todo ello, su protección es vital.

En una situación complicada y volátil con altos niveles de separación familiar y trauma, desde Aldeas Infantiles SOS aseguran que el acceso a información y asistencia legal nada más abandonar su país es crítico para los refugiados.

Por otra parte, aumentan las necesidades de alojamiento de emergencia y artículos de primera necesidad debido al desplazamiento masivo. Aunque muchos desplazados internos se alojan en viviendas privadas, un número cada vez mayor busca refugio en albergues o centros colectivos. Aldeas alerta de que, en estas instalaciones, se enfrentan a condiciones de hacinamiento, falta de separación por género o espacio para unidades familiares que brinde la privacidad necesaria, además de contar con servicios básicos deficientes de agua y electricidad. Todo ello aumenta considerablemente el riesgo de violencia de género y de contagio por COVID-19.

El riesgo de que los niños y niñas experimenten problemas de salud es enorme. Se han interrumpido los programas de vacunación, lo que eleva la probabilidad de que aparezcan enfermedades que se pueden prevenir, como el sarampión y la poliomielitis, y los niños con enfermedades crónicas se enfrentan a grandes dificultades para acceder a atención médica. Los servicios de salud, ya debilitados por la COVID-19, se han deteriorado rápidamente desde el inicio del conflicto por la constante escasez de insumos médicos, así como por los ataques a las infraestructuras sanitarias.

Además de servicios médicos, los niños y niñas ucranianos, tanto dentro como fuera del país, necesitan atención psicológica para el tratamiento del trauma, puesto que ya sufren los efectos del estrés prolongado. Muchos de ellos padecerán estrés tóxico, una reacción fisiológica a una situación adversa que se prolonga en el tiempo y puede tener consecuencias a nivel neurológico, del crecimiento e inmunológico. Para ellos es indispensable recibir ayuda psicológica y acompañamiento para afrontar y superar la experiencia vivida. Solo así podrán recuperarse.

El  acceso a la educación se ha visto interrumpido para aproximadamente 5,7 millones de niños y adolescentes en edad escolar. Asimismo, la proliferación de armas pequeñas y ligeras ha aumentado gravemente el riesgo de reclutamiento de adolescentes en edad escolar en grupos armados.

Por último, la inseguridad alimentaria crece a diario debido a la escalada de las hostilidades, los desplazamientos masivos, las limitaciones de suministro y las interrupciones del mercado. Y las necesidades de aguasaneamiento e higiene, especialmente en el este de Ucrania, también aumentan ya que las infraestructuras esenciales de agua han sido dañadas o destruidas. La escalada bélica impide que se lleven a cabo las obras de reparación que se necesitan con urgencia y un número significativo de personas no tienen agua ni calefacción. Es urgente poner remedio a esta situación para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el agua.

Objetivos de la campaña

Brindar atención psicológica a 150 niños, niñas, jóvenes y sus familias, víctimas de la situación que se vive actualmente en Ucrania.

Actividades

Atención psicológica a víctimas de la situación que se vive actualmente en Ucrania.

¿Quién se beneficiará?

Niños, niñas y jóvenes ucranianos y sus familias

ESP

Terms

|

Privacy Policy

twitterShare
facebookShare
linkedinShare